Semana Santa,otra forma de verla.

El punto de vista en mi casa,con mi hijo no es para nada el que yo viví en mi niñez,no se parece ni en el lugar ni en cómo se vive,es decir en nada.
Para semana Santa las procesiones en mi pueblo han existido siempre y a mi los “capuchinos”manera que tenía yo de llamar a los nazarenos me ponía los pelos de punta con el retumbar de los tambores.
A las procesiones iba sola,con alguna de mis tías o cuando ya fui mas mayor con alguna amiga,eso si nunca me acompaño mi madre,pero es que en realidad como no me acompañó nunca a ningún sitio por eso la nombro poco.
Años después descubrí que los “capuchinos” eran mis compañeros de colegio,mis conocidos del pueblo con túnicas pero aun con todo me impresionaban mucho la verdad y después según crecíamos y nos volvíamos más traviesas la diversión era conocerlos por las zapatillas y ponernos al lado del que mas confianza teníamos y meternos con él sin que nos viera nadie toda la santa procesión,pobre y él otro aguantando a las pavas de turno !.
Por aquel entonces a mi me gustaba un chico del pueblo,el que me ha gustado toda la vida dicho sea de paso pero,no llegamos a nada y la vida nos alejo por lo mismo porque no había nada,pero yo y mis años del pavo los pasamos enamoradas perdidas de él y como tocaba en las procesiones bueno pues a ver donde iba,a localizarlo por las zapatillas…
que cosas !… cuantos momentos vividos si te pones a recordar ehh …..
Cuando llegaba Domingo de Ramos OBLIGADO ESTRENAR ROPA por dios! no iba a ser yo la única que no estrenara,daba igual que lo del año anterior no me lo hubiera puesto,en Domingo de Ramos había que estrenar SI o SI.
Zapatos de charol negro,leotardos,faldas hasta la rodilla y rebecas formaron parte de mi vestuario por largos años todos los Domingos de Ramos,hasta que fui creciendo y ya nos vestiamos como si tuviéramos 20 años en vez de 13 o 14 años,en eso la cosa está igual que ahora,las niñas parecen mujeres.
Sobre todo en los pueblos pequeños como donde yo me crié, de 700 a 900 habitantes esos días se saca la artillería pesada como yo la llamo y se demuestra el poderío de cada casa,las señoras antes lo demostraban con sus joyas a ver quien llevaba más y quien las mas caras y después en las hijas/os con quien vestía a su hijo mejor con la ropa más cara.
Los poderíos de las casas había que demostrarlos y qué mejor fecha que esa en la que el pueblo o salía a las procesiones o salía por las ranuras de las persianas a ver como iba vestida la gente,ahora me río,pero esto pasa en todos los pueblos desde que el mundo es mundo.
La verdad que recuerdo las procesiones del pueblo con cariño.Incluso no se si sera que me hago vieja pero las echo de menos.
Así vivía yo la Semana Santa,ese era mi punto de vista hasta que me case y me vine para la capital jeje,como dirían los abuelos !.
Los tambores no eran iguales,ya no he encontrado una procesión que me guste tanto,raro verdad con el montón que hay en Zaragoza?…. pues asi es,sera que a cada uno nos tira lo que hemos vivido.
Los Domingos de Ramos deje de estrenar ropa y las pascuas ya nunca más he ido a comer en pandilla al monte.
La vida cambia y los hábitos también o por lo menos eso me paso a mi.
Cuando nació mi hijo lo llevaba a ver las procesiones y se dormía con el ruido de los tambores pasando al lado del carro,no le importaban para nada,ni le llamaba nada la atencion,asi que se dormía como si hubiera un silencio inmenso cuando en realidad íbamos en medio de una procesión en la que te saltaba la boca del estomago.
Cuando sobre los 3 o 4 años desarrolló la sensibilidad a los ruidos la cosa cambió,se asustaba de los tambores,no los soportaba ni cuando pasaban por debajo de casa en procesión así que dejamos de ir.
Estrenaba ropa los Domingos de Ramos y su palma,pero también me di cuenta que en la “capi” no se vive de la misma manera que en los pueblos,en Zaragoza todo pasa mucho más desapercibido y también a decir verdad, fue donde entendí que enjoyarte como una momia y sacar las mejores galas era para dar a demostrar la supuesta “grandeza” de la casa,vamos la pasta que tienes.

mi hijo la vive de forma diferente a la que yo vivi,el ver los ojos desde el autismo lo hace todo mas facil


Así que dejamos también de estrenar por OBLIGACIÓN los dias de Ramos como yo habia estado haciendo toda mi vida.
Me considero católica no practicante,a mi virgen del Pilar que no me la toquen!,para mi es sagrada! y eso se lo intento inculcar a mi hijo desde enano,pero es muy difícil bajo el punto de vista suyo,tan literal.
Si me ve emocionarme con una procesión no entiende porque la música,la procesión,el ambiente es capaz de llegarme tan hondo,para el no dejan de ser estatuas de cerámica y en realidad lo son,no vamos a negar ahora lo que es cierto como que hay tiburones en el mar;pero aunque intento siempre explicarle la carga emocional que ciertas imágenes e producen unidas a la música,no lo consigo.
Como hace años vi su manera de ver las cosas y aprendí a respetarla,le enseñe a respetar las de los demás,creo que es lo oportuno,y eso hace,aunque no llega a comprender porque la gente nos emocionamos con ciertos pasos de la Semana Santa según su punto de vista,le he enseñado a que respete los puntos de vista de los demás.
A él le he tenido que enseñar lo que los demás aprendemos simplemente porque lo vemos en los mayores,porque lo sentimos o porque está de moda,hay de todo en este mundo!.
Aunque en mi casa no se ve ni se vive como yo lo hacía de cría,se respeta,que para mi eso es lo importante,RESPETAR LAS CREENCIAS Y EL LIBRE ALBEDRÍO DE TODOS.

Un saludico.


Si te ha gustado haz +1,comparte en tus redes sociales y en Bloglovin muack!
Muchas gracias !

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *